Deducciones fiscales por I+D+i

Entre las herramientas de las que disponen las empresas para impulsar la innovación, se encuentra la deducción fiscal en el Impuesto de Sociedades por la realización de proyectos de Investigación y Desarrollo e Innovación Tecnológica. La deducción fiscal por I+D+i supone una de las principales vías de financiación y conlleva importantes ventajas:

La deducción fiscal por actividades de I+D+i es un incentivo fiscal aplicable a dichas actividades y que repercute en el impuesto de Sociedades reduciendo la cuota a pagar.

Es compatible con otros tipos de financiación.

No está supeditada a los plazos de las convocatorias ni a los presupuestos destinados a las mismas.

El porcentaje de deducción a aplicar puede elevarse hasta un 42% para I+D y un 12% en el caso de IT, regulado por ley. En las Islas Canarias esta deducción puede elevarse hasta un 75,6% para I+D y un 45% en el caso de IT.

La empresa dispone de 18 años para aplicarse la deducción.

Se obtienen a través de certificación de proyectos de I+D+i a través de entidades de certificación acreditadas por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) y a través de proyectos presentados y aprobados por el CDTI.